Sin metáfora

Son momentos donde no hay lugar para la metáfora.
Donde usar un eufemismo puede dejarnos en el ridículo de la complicidad no deseada.
Donde la metralla cotidiana del enemigo va dejando sin aire a la expresión moderada.
Y lo políticamente correcto es putear a grito pelado.

Son momentos donde la verborrea falsaria de los poderosos,
y su cinismo morboso,
chorrea a borbotones por la cadena nacional de la propiedad privada.
Donde los justificadores de infamias trabajan a destajo y doble turno.

Son esos momentos donde se juegan muchas cosas:
de las materiales y las simbólicas.
Y donde se vuelve peligrosa la repetición de consignas,
que de tanto disparar se desgasten en el eco de la monotonía.
Son momentos cruciales,
donde se pone a prueba la capacidad de seguir indignados
y no acostumbrar jamás la pupila, la mente y el corazón,
al asesinato en cómodas cuotas,
de la verdad y la justicia.
Amén.

*la ilustración se la tomé prestada a Miguel Brieva:

facebook.com/lapalabracaliente/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: