Con el caso Nisman que, entre otras cosas, destapó la cacerola de las internas de la SIDE y puso en el centro del escenario mediático a un servilleta llamado Stiusso, quien “trabajaba” espiando gente desde ¡1972!, me acordé de aquellas certeras reflexiones de un tal Lenin que advertía, por 1917, que quienes realmente gobiernan son la inmensa capa de funcionarios medios, tecnócratas, burócratas y militares de los ministerios, subsecretarías y corporaciones, etc. a los que sólo una revolución puede desplazar…
solo eso…