La historia escrita por vencedores… El Kirchnerismo y el 19 y 20

A 13 años del 19 y 20 quise conocer que lectura hacen las juventudes “K” sobre aquellas jornadas de lucha. No fue tan grande mi sorpresa al comprobar que ni “La Cámpora” ni el “Movimiento Evita”[1] dicen una sola palabra sobre aquellas heroicas jornadas que pusieron fin al neoliberalismo, aquella Rebelión Popular que significó un parte aguas en nuestra historia como pueblo.

¿Para ellos no significan nada? ¿Ni si quiera para recordar los asesinados durante esos días?

Es un “llamativo” silencio de corrientes que se autoproclaman “populares”.

En realidad queda bastante claro. El Kircherismo siempre pretende arrancar su historia en mayo de 2003. Como un relámpago en cielo claro llegó un tuerto que salvó la patria. Para los constructores de mitos, para los escritores de cuentitos lindos, recordar el 19 y 20 viene a ser como la demostración de la teoría del big bang para quienes sostienen que el mundo se hizo en 7 días. Recordar el 19 y 20 derrumba los cuentitos amables que nos hablan de San Néstor recuperando a la juventud. Recordar el 19 y 20 es ver un pueblo resistente, un pueblo en lucha, ese pueblo que quizá no tenía claro lo que quería, pero sí lo que ya no iba a soportar más. Ese pueblo que echó a un presidente y su programa neoliberal y puso en cuestión todo el sistema representativo burgués.

No está demás volver a recordar a Rodolfo Walsh cuando decía: “Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes ni mártires…”. Aquí está la cuestión. Escriben la historia para las clases dominantes, son cómplices -concediéndoles el beneficio de la duda- su furgón de cola. Hay cosas que son como el test ácido. Querer despojar a un pueblo de su historia, ningunearle sus conquistas, sus bravas y heroicas jornadas, sus muertos y asesinados por el Estado, es ser y pensar como las clases dominantes.

La historia es un principalísimo terreno de lucha, y las clases dominantes lo tienen muy claro. Ese silencio no es inocente.

Quienes somos parte del pueblo tenemos el deber de recordar, y saber que, como decía Walter Benjamin, que ni “siquiera los muertos estarán seguros si el enemigo vence. Y ese enemigo no ha cesado de vencer.”

¡Gloria a las heroicas jornadas del 19 y 20![2]

¡Gloria a nuestros mártires populares!

¡Ninguna tregua a la historia escrita por las clases dominantes!

No está lejos el día que con nuestra pluma y fusil haremos realidad la verdadera historia: La del fin de la explotación del hombre por el hombre.

19 y 20 de diciembre 2001

[1] ver sus sitios oficiales http://www.movimiento-evita.org.ar/; http://www.lacampora.org/ e incluso en sus páginas facebook

[2] Nuestra lectura a 13 años del 19 y 20: http://jgrosario.wordpress.com/2014/12/20/un-fantasma-recorre-argentina-la-rebelion-popular-de-2001/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: